El Escondite...Descubre Los Regalos Que Te Trae El Universo

martes, noviembre 24, 2015


«Bendigo el bien oculto en cualquier situación para que se manifieste. Bendigo el Bien en ti. Bendigo el Bien en mí.»

Existen 4 tipos de regalos, que veremos a continuación, que puedes estar recibiendo de parte del Universo en este mismo instante.

Sin embargo, por falta de visión, estos pueden pasar desapercibidos y es posible que te quedes sin ellos antes de saber siquiera de qué se trataban. ¿Cómo distinguir estas bendiciones ocultas que te envía la vida para que continúes avanzando en tu camino hacia la realización?

Cuenta la leyenda que el Gran Espíritu, en su afán por contemplarse y conocerse a sí mismo sin romper su unidad, se cubrió con un ropaje de materia y con un manto de olvido.

Esto dio lugar a una ilusión de distancia entre las cosas, de separación temporal entre causa y efecto...y a un estado de conciencia adormecido en el que la Divinidad se sueña a sí misma siendo todo lo que existe.

Así fue como nació todo lo creado y se inició un juego en el que buscarse a sí mismo era el principal objetivo.

Como en cualquier juego, no hay diversión si no existe un desafío. ¿O te imaginas jugando al escondite dándote la vuelta después de contar hasta cien y viendo, uno a uno, a todos los demás participantes fuera de sus escondrijos?

Aburrido...¿no te parece?

Es cuestión de confianza

Sabiendo esto, la prueba está en desarrollar la confianza...en vencer el impulso de juzgar lo que ves con tus ojos físicos y abrir la visión del corazón, tal y como le sugería el zorro al Principito en la obra de Antoine de Saint-Exupéry.

La médica intuitiva Caroline Myss, en su libro El poder invisible en acción, nos deja entrever este mensaje cuando escribe: «...nuestro propósito en la vida es descubrir y cuidar lo divino que hay en el interior de cada persona».

Incluso cuando te contemples a ti mismo o a ti misma has de sostener mentalmente la certeza de que bajo el disfraz de carne se encuentra el Gran Espíritu esperando ser descubierto y expresado.

De esta forma irás refinando tu intuición ─del latín, in-tueri, que significa observar desde el interior o ver con absoluta claridad─ hasta el punto de que, mires donde mires, siempre encontrarás al Ser verdadero jugando a esconderse.

Y también irás haciendo cada vez más delgado el velo que te impide ver los regalos que el Universo te trae envueltos entre tus experiencias.

En el quinto capítulo del libro Espiritual. Trae a tu vida tu Cielo Interior, titulado El Plan, comparto contigo una historia sobre el encuentro entre un ser humano y un ángel en la que queda muy claro cómo, al juzgar los eventos que no comprendemos, perdemos la oportunidad de sentir la compañía de estos seres de luz y de recibir sus presentes.

Y ahora sí...paso a contarte lo que te prometí al comienzo del post.



Si leíste el post El Efecto Boomerang...Todo Lo Que Necesitas Saber Para Limpiar Tu Karma, ya debes haber comprendido que todo lo que recibimos en nuestras vidas no es más que el efecto de nuestras formas de pensar, hablar y actuar.

Si tu mente se encuentra libre de miedo o pesimismo, tus palabras son siempre positivas y amorosas, y tus acciones están llenas de buena voluntad, no tendrás nada que temer.

Pero si siembras vientos, no te extrañes si terminas recogiendo tempestades.

Aunque incluso esos frutos amargos, consecuencia de pensamientos, palabras o acciones desafortunadas, siempre serán portadores de la semilla de cambio y transformación si sigues al pie de la letra las instrucciones que compartí contigo al final del artículo.

Bueno, es momento de prestar atención a los regalos...

#1. Regalos de oportunidad

A veces se presentan como oportunidades caídas del cielo, como un ascenso, una propuesta de cambio de trabajo inesperada, un viaje, conocer a alguien con quien vives una historia de amor intensa...

En otras ocasiones pueden llegar envueltos como obstáculos que te impulsan a superar algún tipo de miedo o debilidad. Como las pruebas a las que se enfrentan los héroes de las fábulas que nos leyeron cuando éramos niños.

Lo que debes tener claro es que siempre aportarán una dimensión positiva a tu vida.

Para aprovecharlos es necesario que aceptes la oportunidad o el desafío con valor y gratitud.

Puede que esto último te suene innecesario en el caso de las oportunidades. Pero, la verdad, te sorprenderías de la cantidad de veces que rechazamos propuestas extraordinarias por desconfianza a que sea algo demasiado bueno para ser verdad o por falta de autoestima.

La primera reacción ante este tipo de regalos es exclamar: «¡No me lo puedo creer!».

Estas palabras pueden espantar la buena racha. En su lugar, afirma: «¡Me lo merezco. Gracias!».

#2. Regalos de corrección

Estos dones vienen para restablecer el orden en tu vida y para eliminar alguna situación negativa.

Esa persona que te molestaba es destinada de pronto a otro lugar, una deuda que saldas gracias a la ayuda de un amigo o de algún desconocido, una enfermedad se cura «milagrosamente»...

No obstante, no siempre sucede de esta manera. A veces, el agente que viene a corregir la situación adopta el disfraz de verdugo que con su guadaña viene a segar lo viejo para dar paso a lo nuevo.

En mi caso, en varias ocasiones, he podido dejar atrás un trabajo en el que comenzaba a sentirme asfixiado gracias a un superior que me hizo la vida imposible o a un compañero que me puso una zancadilla.

Hoy en día los bendigo porque sin su intervención el cambio no se hubiese llevado a cabo.

Es posible que al comienzo te resistas a la transición. Con el tiempo, cuando todo adquiere mayor perspectiva, lograrás comprender que todo se orquestó para tu mayor bien.

#3. Regalos de indulgencia

Aquí nos encontramos con una categoría de obsequios difíciles de detectar, porque no siempre nos podemos dar cuenta de que sucedieron.

Los regalos de indulgencia vienen a eliminar los efectos negativos de un boomerang que lanzaste hace algún tiempo antes de que estos se materialicen.

Todos y todas hemos oído historias de personas que perdieron un vuelo que terminó estrellándose y en el que fallecieron todos los pasajeros.

O de hombres y mujeres que enfermaron y no les fue posible asistir a su trabajo aquel fatídico 11 de Septiembre en el que unos aviones se precipitaban contra las torres del World Trade Center y cuyas consecuencias ya conoces.

Estos pueden ser ejemplos muy llamativos, Pero, ¿cuántas de estas situaciones recibirán el indulto sin que lleguemos a conocer que hemos sido exonerados de sufrir sus consecuencias?

En el libro Los ángeles al alcance de todos, la escritora e hija de KabalebSoleika Llop, comparte con nosotros una historia de este tipo desde el punto de vista de un ángel que tiene el encargo de librar a su protegido de una enorme desgracia. Te lo recomiendo.

Siempre tenemos motivos para expresar gratitud, incluso por aquello de lo que no sabemos que nos hemos librado.

#4. Regalos de crecimiento

¿Y si «de repente» algo que sabemos que nos podría llevar años de trabajo y esfuerzo construir comienza a materializarse a un ritmo que no se corresponde con los tiempos lógicos de esta dimensión?

Es como si plantásemos hoy las semillas de un manzano y pudiésemos comenzar a disfrutar de las frutas mañana mismo.

Aunque te pueda parecer extraño, si comprendiste en el post anterior sobre el Efecto Boomerang que el «de repente» no existe, ya te habrás dado cuenta de que este incremento fuera de lo normal no se debe al azar.

Lo más probable es que estés recogiendo los efectos de algo que sembraste en los planos invisibles hace tiempo y a lo que ya le llegó su momento de madurar.

Recuerda que la percepción de la conexión entre causas y efectos se ve un poco alterada en este plano material en el que estamos viviendo.



Estas son las 4 formas en las que el Universo te bendice a diario.

Si aprendes a observar con los ojos del corazón, llegarás a apreciarlas y a aceptar estos regalos sin que se te escapen nunca más.

¿Tienes alguna experiencia que encaje con una o varias de estas categorías? ¿Te gustaría compartirla con los demás lectores del blog en el apartado de comentarios?

Me encantará leerlas y compartir contigo las mías propias.

"El verdadero tesoro se encuentra en mi interior. Abro mi mente a los regalos que el Universo tiene preparados para mí. Ahora descubro quién soy realmente."

Puede que también te interese

5 comentarios

  1. Sin palabras... MAESTRO!

    ResponderEliminar
  2. Gracias por recordarme esta lectura. Un abrazo Juan!

    ResponderEliminar
  3. hasta las lágrimas corren por mis mejillas Juan, realmente es hermoso como escribes y explicas las situaciones, mil gracias!!!

    ResponderEliminar

Facebook

Imágenes