El Efecto Boomerang...Todo Lo Que Necesitas Saber Para Limpiar Tu Karma

martes, noviembre 17, 2015



«Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá.» ─ Jesús de Nazaret [Mateo 7:7]

Cuando tengas alguna duda, no veas claro qué camino seguir o sientas que algo se está escapando de tu entendimiento, existe una fórmula infalible que atraerá hacia ti todas las respuestas que necesites.

Se trata de un sencillo ritual metafísico que abre las puertas de tu sabiduría inconsciente y que pone en tus manos los mensajes que contestarán a todas tus incógnitas.

Para ponerlo a funcionar, sigue estos pasos:

  • Toma un papel y escribe: «¿Qué es lo que debo saber sobre...[completa la frase con el tema que te preocupe]
  • A continuación, con el papel sobre tu mano izquierda (la del subconsciente) y cubriéndolo con la derecha, recita mentalmente o en voz alta el siguiente decreto:
«Invoco la Ley de la Verdad. No es posible que yo ignore algo. En el plano del Espíritu, Yo Soy uno con la Sabiduría Infinita, donde todas las respuestas ya me han sido dadas. Todo cuanto necesito saber se me revela bajo la acción de la gracia y por vías milagrosas.»

  • Lleva el papel contigo ─a ser posible en algún bolsillo en el lado izquierdo de tu cuerpo─ durante los próximos 3, 6 ó 9 días. (Por las noches, ponlo cerca de ti mientras duermes, bajo la almohada o en la mesilla de noche).
  • Permanece atento o atenta porque los mensajes no tardarán en llegar...y se pueden presentar en forma de sueños, intuiciones, a través de conversaciones con amigos o desconocidos, libros, revistas, vallas publicitarias... Recuerda que el lenguaje del alma va más allá del sistema de la lógica que maneja la mente racional.
Toda acción provoca una reacción; toda consecuencia tiene su causa.

Como un boomerang, tu declaración de la Verdad regresará a ti completando el círculo.


Causa y efecto

El ritual anterior es un ejemplo sobre cómo puedes utilizar la ley de Causa y Efecto (o como se conoce más popularmente, ley del Karma) para generar de manera intencionada la solución positiva a un problema.

La palabra karma, sin embargo, casi siempre se ve asociada con acontecimientos o situaciones poco favorables.

Seguro que has oído en numerosas ocasiones la expresión «¡vaya karma!», para referirse al conjunto de sucesos negativos por los que atraviesan algunas personas.

Aunque esta idea no es del todo correcta, es normal que pensemos de esta forma si tenemos en cuenta todos los conceptos erróneos y contrarios a la verdad que nos han inculcado desde la tradición religiosa en la que hemos sido educados la mayoría de los occidentales.

La idea supersticiosa del castigo divino ha estado pendiendo sobre nuestras cabezas desde los inicios de la humanidad, causando gran confusión y limitando muchas de nuestras posibilidades.

Sea como sea, lo cierto es que la ley de Causa y Efecto no está para castigarnos, sino para devolvernos los frutos de aquello que sembramos con nuestros pensamientos, palabras y acciones.

Si tu mente se encuentra libre de miedo o pesimismo, tus palabras son siempre positivas y amorosas, y tus acciones están llenas de buena voluntad, no tendrás nada que temer.

Pero si siembras vientos, no te extrañes si terminas recogiendo tempestades.

Salir del círculo

De esta manera, el karma puede contemplarse como una rueda.

Lo que estás viviendo hoy tiene sus raíces en el pasado. Y tu forma de reaccionar a estos acontecimientos aquí y ahora son las semillas de tu porvenir.

A veces, salir de este círculo de acciones y reacciones puede resultar difícil porque el ego proyecta siempre hacia fuera, sobre otros, la responsabilidad de lo que estamos recibiendo.

En palabras de la maestra y escritora Louise L. Hay«el momento de poder es siempre el presente.»

Así que olvida las excusas para no hacerte cargo de tu vida y recuerda que tu futuro empieza a tomar forma ahora, desde este mismo instante.

Yendo al núcleo de la cuestión que nos ocupa en este post...¿es posible superar el «mal karma» y dejar atrás las consecuencias negativas de nuestras acciones?

O, lo que es lo mismo si comparamos la ley con un boomerang, ¿es posible esquivarlo cuando este viene de vuelta o agarrarlo en el aire para no ser golpeados por él?

Échale un vistazo a las siguientes 4 lecciones y aprende a elevarte sobre tu Karma para siempre.



Lección #1. Libérate del síndrome del «de repente»

En conclusión, todo es karma. Todas las situaciones que experimentamos en nuestras vidas son los efectos de elecciones que tomamos en un momento anterior. Y éstas serán las semillas de los eventos venideros.

Nada sucede «de repente», olvida esa idea.

Debes asumir que cuando algo aterriza en tu experiencia, aparentemente de imprevisto, es en realidad el resultado de un largo proceso invisible que le ha dado forma hasta su materialización.

Como la fruta madura que cae del árbol a su tiempo. 

Yehudá Berg, en su libro El Poder De La Kabbalah, nos cuenta:

«...¿existe de verdad el "de repente"? La Kabbalah dice que no. Lo niega rotundamente. Asegura que existe siempre una causa oculta, invisible, que precede a cualquier acontecimiento "repentino". ¿Alguna vez te has despertado por la mañana esperando encontrar plantado en el jardín de tu casa un roble ya crecido? Por supuesto que no. En algún momento del pasado se sembró cuidadosamente una semilla.»

Mientras sigas siendo víctima del síndrome del «de repente» no tendrás escapatoria. Todo lo verás como producto del azar.

Por eso el primer paso para elevarte sobre tu karma es reconocer que no hay errores, ni coincidencias, ni accidentes.

Suceda lo que suceda, siempre ocurre por una razón.

Lección #2. Asume toda la responsabilidad

Para poder cambiar algo, tiene que depender de ti.

Citando de nuevo a Louise L. Hay:

«Creamos situaciones y después renunciamos a nuestro poder culpando a otros de nuestras frustraciones. No hay persona, lugar ni cosa que tenga ningún poder sobre nosotros. En nuestra mente, sólo pensamos nosotros.»

Debido a las limitaciones en nuestra percepción (puedes ampliar la información sobre este tema en el post anterior La Gallinita Ciega: 3 Propuestas Que Harán Caer La Venda De Tus Ojos), interpretamos todo lo que vemos fuera como algo separado de nosotros, y no como los efectos creados por nuestros pensamientos y emociones.

El segundo paso para comenzar a limpiar esas situaciones que no te gustan es asumir toda la responsabilidad y perdonar.

De esta forma recuperas todo el poder y lo externo deja de ser causa de infelicidad. Lo único que hay que hacer es limpiar liberando de responsabilidad a los demás.

La ley del Perdón se encuentra por encima de la ley del Karma.

Cuando dejas de culpar, sueltas lastre y te elevas.

Lección #3. No trates de entender las causas

Uno de los errores más comunes que comentemos es el de creer que para sanar cualquier situación es necesario saber cómo y cuándo se originó.

Esta es una más de las trampas del del ego-intelecto, que necesita controlarlo todo a través de un proceso «lógico» y «racional» basado en la percepción.

Así no hacemos más que complicarlo todo, porque cualquier conclusión a la que lleguemos será siempre una interpretación.

¿Verdad que no necesitas saber ingeniería para encender la luz? Sólo tienes que darle al interruptor para que la habitación se ilumine.

De igual forma, para limpiar tus experiencias no tienes que comprender nada.

Lo único que debes hacer es estar dispuesto o dispuesta a asumir toda la responsabilidad y ceder el control a esa parte de ti que lo sabe todo.

Cuando confías en este proceso y renuncias a la necesidad de saber, todo se vuelve más fácil.

Lección #4. Elévate y suelta

Puedes quedarte tranquilo o tranquila. En realidad, lo de elevarse no quiere decir que tengas que aprender a levitar ni nada parecido.

En el contexto de las leyes mentales, lo único que hay que elevar es el pensamiento desapegándote de los resultados.

En el post La Llave De Oro: Cómo Resolver Todos Tus Problemas, te cuento cómo el maestro Emmet Fox, propone una solución para resolver cualquier problema.

Sólo tienes que dejar de pensar en lo que te preocupa y llevar tu atención a Dios.

La palabra Dios, aquí, no tiene nada que ver con la religión. Es más, te animo a utilizar otras etiquetas que resuenen más contigo, como: Conciencia, Causa Divina, lo Infinito, lo Absoluto...

Dios, desde mi punto de vista, es esa parte de ti que lo sabe todo, que fue creada perfecta y que ha permanecido así siempre.

Sería algo así como tu ADN espiritual, tu molde perfecto e inmutable.

Cuando te sorprendas a ti mismo o a ti misma pensando en la manera que se tiene que resolver la situación, deja de pensar y afirma:

«En lo profundo de mi Ser, donde mi alma se funde con el Infinito, mi vida es perfecta, completa y entera. Todo está ya resuelto en armonía con todos los implicados y de manera perfecta. Gracias.»

Para una mejor comprensión de esta idea te remito a mi libro Espiritual. Trae a tu vida tu cielo interior, en el que en cada capítulo encontrarás un camino diferente para alcanzar ese estado de conciencia.

¿Qué te han parecido las lecciones? ¿Te atreves a cambiar?

Sólo cambiando tú, cambiarán tus circunstancias.

Puede que también te interese

8 comentarios

  1. Bueno me ha encantado como todos los demás...Este lo pongo en práctica desde que lo aprendí.Muchos Besos y enhorabuena por lo que estás haciendo.

    ResponderEliminar
  2. Estoy completamente de acuerdo con tus comentarios, muy acertados y ciertos a la vez, somos mente y todo lo que nos pasa lo creamos en nuestra mente primero. ¿porque no haces una pagina de facebook? o esto es lo que llaman un blog??? disculpa mi ignorancia, felicidades y exitos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola querid@ amig@. Esta página es un blog, también te invito a que visites la página de facebook. Puedes hacerlo haciendo click en el botón de Me gusta en el enlace que encontrarás en el lado derecho del blog, junto al artículo. Gracias por tus comentarios. Un abrazo.

      Eliminar
  3. Me gusta este blog. ¡Enhorabuena! Me lo llevo al OMNIBLOG. desde allí difundimos los blogs que más nos interesado. Espero que no te importe. Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Primera vez que veo esta publicacion y todas las palabras son totalmente ciertas, es uno el que tiene que pensar positivo, y con esta lectura tambien aprendi muchas cosas...
    Muchas gracias!!!!

    ResponderEliminar
  5. estoi cambiando muchas cosas en mi vida y aun me queda mucho camino por recorrer y boy a conseguirlo con tu ayuda que para mi hes muy importante ese apollo que continuamente recibimos cracias , maria

    ResponderEliminar
  6. Juan gracias al Universo que te trajo a mi presente, ya tenía tiempo estudiando estas leyes pero siempre me ha faltado "algo" que ahora encuentro en tu blog, GRACIAS!!! por existir en mi tiemp-vida, y bendiciones infinitas de luz y amor! Sara Córdova.

    ResponderEliminar

Facebook

Imágenes